BANNER

lunes, octubre 23, 2006

24 de Octubre: DÍA DEL PADRE CLARET

Por Jimena Palma y Fernanda Donna
Como ya sabrán, el día 24 de Octubre se conmemora el día de Nuestro Fundador, San Antonio María Claret.
Este año la Gran Familia Claretiana también dará comienzo al bicentenario de su nacimiento (1807-2007).
A continuación les daremos un breve resumen cronológico de San Antonio María Claret: 1807 Nace en Sallent, Barcelona, Cataluña, España el 23 de Diciembre. El día de Navidad recibe el sacramento del Bautismo.
1820 Obrero y tejedor, conoce el mundo laboral.
1835 Ordenado Sacerdote, se entrega al ministerio sagrado.
1840 Comienza su vida de misionero por toda Cataluña e Islas Canarias.
1849 Funda la Congregación de Misioneros Hijos del Corazón de María (Cordis Marie Filius – C.M.F). Hoy en día son conocidos como Misioneros Claretianos en honor a su fundador.
1850 Consagrado Arzobispo de Santiago de Cuba. Durante 6 años realiza una obra apostólica.

1857 Llamado a Madrid para servir de Confesor de la Reina Isabel II, se convierte en el Apóstol de toda España. 1868 Desterrado por la revolución, ejerce sus últimos ministerios en París y Roma. Padre del Concilio Vaticano I entre los años 1869 y 1870.

1870 Perseguido y en el destierro, muere en Fontfroide al sur de Francia el 24 de octubre.
1934 Beatificado por Pío XI.
1950 Canonizado por Pío XII .
Nuestra oración que nos identifica como Claretianos...
Señor y Padre mío...
que te conozca y te haga conocer,
que te ame y te haga amar,
que te sirva y te haga servir,
que te alabe y te haga alabar,
por todas las creaturas...
AMEN.
PARA AGENDAR...
La Comunidad Claretiana los invita a participar de las actividades que se realizaran en su conmemoración: Martes 24 de Octubre 8.15 hs: Misa de acción de gracias en el Colegio Padre Claret. Al finalizar la misa, los alumnos de EGB 1 y 2 expondrán sus trabajos sobre San Antonio María Claret. Envío misionero: alumnas, padres y docentes para la campaña:
"Por una Navidad feliz para los niños de CONIN"
Domingo 5 de noviembre Asado de la Familia y finalización de la campaña.

LOS ESPERAMOS!!!

viernes, octubre 13, 2006

¡ MISIÓN CUMPLIDA !

Por Camila Correa, Antonella Croce y Julieta Roberti El pasado 29 de septiembre partimos con destino al Norte Argentino, con mucho entusiasmo y grandes expectativas, para dar una mano a nuestros hermanos necesitados. Trabajamos todo el año con esfuerzo y dedicación, para que este sueño pudiera hacerse realidad. Nos acompañaron Madre Martha, las profesoras Alicia Favaro, Adriana Roldán y la postulante Carolina Maciel. Antes de partir, compartimos una celebración en la Capilla del Colegio, junto a nuestras familias, en la que se nos hizo entrega de la Cruz Misionera, que sería nuestra guía en este viaje solidario. Al llegar a San Salvador de Jujuy, nos interiorizamos acerca de la misión de las Hermanas Claretianas en Humahuaca, y de nuestra propia misión en el Norte argentino.
Conocimos la ciudad de San Salvador de Jujuy, Posta de Hornillos, la Quebrada de Humahuaca, el Huancar, Abra Pampa, Tilcara (donde recorrimos las ruinas parcialmente reconstruidas de un pueblo originario), Purmamarca (allí realizamos una caminata al Cerro de los Siete Colores) y la ciudad de Salta.

Pero la parte más importante de nuestro viaje, la solidaria, se concretaría al visitar las escuelitas que recibirían nuestra ayuda. Las escuelas que visitamos fueron: Coctaca, Uquía y Tres Cruces. En cada una de ellas los alumnos y el personal nos recibieron de una manera muy especial, con lluvias de besos, abrazos y expresiones de cariño, y nos entregaron regalos hechos con sus propias manos. Compartimos actividades, como caminatas a los cerros, juegos y danzas típicas de cada lugar (del Norte, el Carnavalito y de Cuyo, la Chacarera y el Gato). Allí tuvimos oportunidad de descubrir que la vida es muy dura para algunas personas, pero no obstante ello, saben ser felices a su manera. El momento más emocionante se produjo cuando entregamos las donaciones que llevábamos para cada escuelita. ¡Cuánta alegría en la carita de esos niños al recibir sus bolsitas! Fue muy conmovedor sentir que con nuestro granito de arena estábamos contribuyendo a llenar a esos pequeños de alegría. Por otra parte, fue muy gratificante ver que tantas personas pusieron todo de sí para recibirnos y hacernos sentir como en casa. Este viaje, además de permitirnos conocer el Norte Argentino, nos sirvió para poner en práctica la caridad, la solidaridad y el amor al prójimo. Cada día compartido junto a nuestros hermanos del Norte se convirtió en una nueva y valiosa experiencia que permanecerá imborrable en el recuerdo y en el corazón de todas y cada una de nosotras.

Si quieres ver el álbum completo de fotos ingresa a: http://ar.pg.photos.yahoo.com/ph/claret_mza/my_photos A continuación, las experiencias de algunas de las alumnas que realizaron este viaje:

M. Mercedes Crayón, Fernanda Crosta y M. José Rauek

Hace aproximadamente una semana vivimos una experiencia que vale la pena recordar…Tuvimos la oportunidad de compartir con gente necesitada, una realidad muy distinta a la nuestra. Esto a su vez, nos dio la posibilidad de conocer nuevas culturas dentro del extenso territorio de nuestro país. La vivencia fue conmovedora, ya que pudimos valorar la importancia de un simple abrazo dejando de lado lo material a lo que muchas veces nos aferramos. Los chicos nos esperaban con ansias de cariño y comprensión. Esto sirvió que como grupo nos uniéramos con el objetivo de responder a sus expectativas. Gracias a este viaje descubrimos lo que es realmente importante, como lo son los valores, el cariño de la familia, los amigos, en fin…la vida. Finalmente, a partir de nuestra experiencia te aconsejamos…no te lo pierdas y da lo mejor de vos!!! Agustina Abraham, Paula Gómez y Agustina Iglesias En este viaje creemos que nuestra experiencia ha sido muy grata, nos ha cambiado la forma de pensar y nos ha ayudado a darnos cuenta y reflexionar lo mucho que tenemos y lo poco que lo valoramos, no sólo lo material, sino también lo afectivo. Cuando llegamos al norte, pudimos observar la felicidad de los niños al recibirnos. También comprendimos que para ellos lo más importante no es lo material, sino la importancia y el cariño que nosotras le brindábamos. Tuvimos la oportunidad de que algunos de los chicos nos contaran un poco de su vida, una vida muy sufrida, a veces sin una familia, sin un techo, sin afecto, etc. Y a pesar de ello viven con una sonrisa en la cara. Esto nos llegó mucho, ya que nosotras nos quejamos permanentemente de cosas insignificantes, sin valorar todo lo que tenemos y como dijimos antes, no tanto lo material, sino lo afectivo. Otra cosa que nos llamó mucho la atención, fue el recibimiento en los colegios, ya que a pesar del poco dinero que tiene día a día para comer los chicos, nos brindaron un banquete con todo el cariño. Como grupo, la experiencia nos sirvió muchísimo, en los momentos más difíciles, supimos estar unidas y apoyarnos unas a las otras. Creemos que ver esta realidad tan distinta a la nuestra nos hizo madurar de manera espiritual, y saber que sólo hay que llorar o preocupare por las cosas realmente importantes. Esta experiencia fue única, y nos encantaría repetirla. Les aconsejamos a las chicas que están próximas a hacer el viaje, que vayan con el corazón abierto a dar todo lo que tiene y a valorar todo lo que los chicos dan, ya que es lo único que tienen, no se pierdan ni un solo momento ya que este viaje con sus compañeras y en la misma misión es irrepetible. María Echegaray, Ángeles Puebla y Donatella Ranieri Hace seis días que llegamos del viaje al Norte. Si nos preguntan si nos arrepentimos respondemos un NO rotundo, pues no solo tuvimos la oportunidad de ver increíbles paisajes como el Cerro de los Siete Colores o comer deliciosas comidas como las empanadas típicas del Norte sino que aprendimos que muchas veces una caricia y una sonrisa valen más que todo el dinero del mundo. Compartimos experiencias inolvidables junto a los niños de las distintas escuelitas que visitamos, cuyo corazón puro y lleno de humildad nos enseñó a ver otra realidad y a valorar más todo lo que tenemos. Como grupo nos unimos, individualmente descubrimos sentimientos que antes no conocíamos y como recuerdo nos llevamos la calidez de esos niños, su generosidad, su simpatía y su cariño. Definitivamente sentimos que como decía el logo, hemos llenado la vasija de alegría y por lo tanto creemos haber cumplido nuestro objetivo. Suerte a las próximas misioneras!!! Mariana Castellino, Luciana Gaido y Macarena André Nosotras partimos de Mendoza con una idea formulada a partir de los comentarios de alumnas de años anteriores. Sin embargo, cuando llegamos al Norte y compartimos distintas vivencias con los chicos, nuestra visión de la realidad cambió notablemente. Algunas de ellas fueron tristes, otras felices pero sobre todo nos enseñaron a valorar no solo lo material sino la familia, la amistad y la generosidad que se iban contagiando a través de cariños, abrazos, saludos que jamás podremos olvidar. Poco a poco nos fuimos acostumbrando a un mundo totalmente distinto al nuestro, donde el respeto, el cariño y el amor fueron abriendo nuestro corazón y nos enseñaron a darnos cuenta que mucha gente nos necesita. Y aunque sea poca la ayuda, siempre hay algo para dar. En esta experiencia, no solo aprendimos a dar, sino también recibimos numerosas enseñanzas que abrieron nuestra mente y nos mostraron un mundo que aunque se encuentre lejos del nuestro, siempre quedará guardado en nuestro corazón. Federica Trione y Jorgelina Videla El día viernes 29 de septiembre, salimos de Mendoza rumbo a Humahuaca, Jujuy. Al llegar allí pudimos observar los hermosos paisajes y como vivía la gente. En los colegios nos dimos cuenta de la distinta realidad en que vivimos; dieron los mejor de ellos para nosotras siempre con una sonrisa en su cara y con mucho cariño; ésto nos llevó a aprender y a valorar las cosas que tenemos por más pequeñas que sean. Los niños con muy poco, son muy felices y lo valoran como corresponde. Tienen una humildad característica de la provincia, dando siempre lo mejor que tienen y no lo que les sobra. La gente del pueblo siempre se nos acercaba a ofrecernos ayuda para lo que necesitábamos y siempre nos brindaban lo mejor de ellos sin pedir nada a cambio. También nos mostraron sus comidas, costumbres, bailes, paisajes, tradiciones y sus leyendas, además de valorar el medio ambiente, ya que la “Quebrada” es un patrimonio nacional, es decir, que es de todos y sobre todo a practicar nuestra religión. Luego de misionar durante 5 días nos dedicamos a admirar los paisajes y a hacer diferentes excursiones por Salta y Jujuy, como a museos, caminatas, ruinas; además pudimos apreciar la ciudad de Salta desde el teleférico. A la vuelta, ya el 6 de Octubre, reflexionamos sobre lo vivido y nos dimos cuenta de lo afortunadas que somos al poder realizar este viaje, y de lo mucho que nos sirvió y que aprendimos. Ana Clara Lucero, Yésica Ojeda y M. Paz Orrico

La experiencia vivida en el pasado viaje el norte, fue sumamente significativa ya que esos niños poseían la maravillosa capacidad de cambiarnos el ánimo, de hacernos olvidar por un momento el cansancio, el calor, el mareo por la altura, para abrir nuestros brazos y corazones a sus cariñosas muestras de afecto. Es increíble como a través de un beso o un abrazo nos contagiaban de su alegría y ganas de vivir, mostrándonos que no importaba cuantas adversidades pudieran presentarse, siempre había que seguir para adelante. Algo que nos llamó la atención de manera especial, fue el amor por sus costumbres, sus expresiones artísticas, la defensa de sus creencias y territorios. Al final de cuentas, esta invaluable experiencia nos ayudó a valorar todo cuanto poseemos y nos demostró que la felicidad es un sentimiento puro y sincero que puede ser logrado aún con muy poco.

Bernardita Girotti y Pamela Olivencia Nuestra experiencia del viaje fue muy gratificante porque compartimos momentos inolvidables con nuestras compañeras y nos unimos más como curso. Por suerte no hubo peleas y cuando se presentaba un problema todas nos juntábamos para solucionarlo. También estuvimos con chicos de diferentes escuelitas que viven una realidad distinta, son felices con muy poco y agradecen todo por más pequeño que sea. Con ellos compartimos juegos, bailes, comidas y caminatas. Aprendimos a ser más sencillas, valorar lo que tenemos y no hacernos problema por pequeñas cosas, logramos abrir el corazón para recibir a esos chicos que nos estaban esperando. Cuando estábamos con ellos nos sentíamos queridas y valoradas porque con nosotras los chicos se divertían y pasaban un buen rato. Eran muy cariñosos y siempre nos abrazaban y les encantaba estar con nosotras. Nosotras disfrutamos el estar con ellos. Algunas chicas bailaron la chacarera y el gato y ellos nos enseñaron el carnavalito. También conocimos paisajes hermosos de provincias argentinas, como Salta y Jujuy, nos encantó la Quebrada de Humahuaca. Y visitamos muchas iglesias del norte, que son bellísimas y antiguas. Disfrutamos las comidas típicas de allá, comimos mucha papa y empanadas. Nos dimos cuenta de que el esfuerzo que hicimos durante todo el año con la peña, el desfile, las rifas y la venta de empanadas y tortas valió la pena y logramos cumplir nuestro objetivo. Por último queremos agradecer al colegio por darnos la posibilidad de hacer este viaje, de poder hacer algo distinto por los demás y ayudar a estos chicos no sólo enviando cosas materiales sino compartiendo con ellos distintas experiencias. Jimena Palma, Lucía Romero y Fernanda Donna Si tenemos que hacer un balance del viaje al Norte sería positivo. Marcó un antes y un después, una experiencia que quedará grabada en nuestros corazones por el resto de nuestras vidas. Nos acompañaron Madre Martha, las profesoras Adriana Roldan y Alicia Favaro y la postulante Carolina quienes nos guiaron todo el viaje, se encargaron siempre de que estemos bien y de divertirnos. Allí pudimos darnos cuenta de que además de la nuestra, hay otra realidad. Hay personas que con todo lo que a nosotros nos "sobra" son felices. Valoran lo más mínimo que tienen y que se les da, así como también nos enseñaron a valorar nuestra patria y creencias. Al vernos llegar, su interés no se centró en lo material, sino en lo afectivo. Aprendimos el valor de una sonrisa y nos enseñaron la calidez de un abrazo. A pesar de la pobreza que se vivía en las escuelas que visitamos, cuando almorzamos con ellos se esmeraron por preparar la mejor de las comidas. La experiencia grupal también fue excelente. Una vez en el Norte tuvimos que enfrentar momentos difíciles y situaciones que no estaban previstas. Fue allí donde nos unimos todas para poder seguir adelante. Además cabe resaltar que la convivencia también fue muy buena. Carolina Rodríguez y Florencia Sargenti Nuestra experiencia vivida en este viaje fue inolvidable. Tuvimos la oportunidad de concientizarnos respecto a otras realidades. Vimos como los chicos tienen tan poco y a pesar de eso son muy felices, valoran mucho más las cosas que pasamos desapercibidas como un abrazo, una caricia, un beso...y al darnos cuenta de esto aprendimos a valorar lo que tenemos. La sensación que sentimos cuando los chicos nos abrazaron fue inigualable, como si realmente estuviéramos siendo "útiles"... Pudiendo alegrarlos solo con un poco de crema o unos regalos... Además el viaje nos sirvió mucho con respecto a la convivencia del grupo ya que estuvimos todas unidas, divirtiéndonos juntas, aprovechando cada momento... compartiendo todo... También apreciamos distintos paisajes de nuestra Argentina, como desiertos, médanos, cerros, etc... Aprendimos también, sobre la cultura del norte y las vivencias que su gente tiene que pasar... Estamos muy agradecidas con la institución y con todas las personas que hicieron posible este viaje y nos dieron la oportunidad de vivir una semana en una cultura totalmente distinta a la nuestra.